La fotografía y la luz del verano

Una misma imagen a fotografiar puede variar mucho según el ojo que la fotografíe, pues el fotógrafo disfruta poniendo su toque personal en cada foto.

Pero bien es cierto, que la luz que ofrece cada época del año, puede hacer variar mucho el resultado de una misma fotografía. Además de la hora del día o la climatología.

Y sobretodo, si hablamos de fotos de paisajes o de retratos en el exterior.

Podríamos decir que en verano, la luz es muy dura, es luz cenital, osea, que viene desde arriba.

Las sombras quedan muy oscuras y la alta luminosidad en las horas centrales del día, pueden quemar la imagen. Eso, sí, los cielos azules siempre destacarán en nuestras fotos.

Un truco para fotografiar retratos con esta luz, es intentar cambiar la perspectiva de la fotografía, por ejemplo colocando la cámara en un ángulo superior al modelo y que éste mire hacia arriba. De esta manera, le llega la luz frontal.

Si tienes una cámara reflex, siempre puedes jugar un poco más, para compensar la fuerte luz, con la cámara y accesorios (uso de filtros, del flash, reflectores, objetivos con protectores, etc…). Puedes echar un ojo aquí y ver distintos accesorios para cámaras en verano. 

Pero si eres de los que sacas tu móvil para fotografiar pequeños instantes para el recuerdo, intenta ponerte de espaldas al sol y si la escena es a la sombra, mucho mejor. A partir de las 7 de la tarde, la luz ya no es tan dura y tendrás mejores fotos.

En verano, por la climatología, se puede disfrutar de la fotografía nocturna, más que en otras épocas del año.

Yo, Luca Rosingana, fotógrafo en Las Palmas, disfruto trabajando en todas las épocas del año. No dudes en contactar conmigo aquí, para cualquier reportaje fotográfico, foto de pareja, retratos, fotografía de boda en Las Palmas.

Y visita mi página de Facebook.

También te puede gustar